Présentation

Créer un Blog

Recherche

Calendrier

April 2014
M T W T F S S
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
<< < > >>

Cultivo del olivo

Wednesday 25 may 3 25 /05 /May 03:11

 

 

 

 

Si, incluso el vinagre utilizado diariamente en la cocina sirve como herbicida. Debido a que el numero de productos orgánicos disponibles para el control de malezas es muy limitado, el vinagre es una opción muy bienvenida a esta lista.

Desde hace mucho tiempo, el vinagre ha sido usado en diversas formas, como un ingrediente en la cocina, limpiador y un sin numero de otras aplicaciones. Y su potencial uso como herbicida es muy excitante. El vinagre puede ser producido naturalmente mediante la descomposición de productos vegetales en condiciones anaeróbicas. El vinagre que se utiliza normalmente en los hogares, proviene de uvas, manzanas o diversos tipos de granos. Los azucares de estos productos vegetales se convierten en alcohol y dióxido de carbono mediante el proceso de fermentación. Este proceso oxidante es el que produce el vinagre.

El vinagre que se consume en los hogares tiene una concentración del 5% de ácido  acético. Mientras esta cantidad es suficiente para el control de algunas malezas, un concentración mayor es requerida para malezas mas resistentes o mas desarrolladas. Mediante la destilación, se puede obtener una concentración del 15% y mediante evaporación en frío, el nivel de concentración puede llegar al 30%. Este ácido acético concentrado, mientras sea derivado de productos naturales y no de químicos, es aceptable dentro de la agricultura orgánica para ser utilizado como un herbicida orgánico.

El ácido acético se degrada rápidamente en el agua ( es por eso que no es recomendable aplicarlo luego de una lluvia) y no se bioacumula. Si bien es cierto que el vinagre reduce el ph del suelo hay que tener en cuenta que este valor volverá a su estado normal dentro de las 48 hs. Además, el vinagre es un producto biodegradable.

Los estudios que se han llevado a cabo hasta ahora, muestran que el vinagre puede eliminar varias especies de maleza en distintos estados de desarrollo. Utilizando concentraciones de ácido acético entre un 10% y 20 %, los investigadores de campo obtienen un rango de eficacia entre un 80-100%. Mediante el uso del vinagre hogareño(5%) los resultados fueron variados pero su mayor eficacia se vio en la maleza llamada cardo canadiense donde la eficacia fue del 100%. Sin embargo, se observo que el vinagre no fue efectivo con las raíces, a partir de las cuales las malezas siguieron creciendo. Los mejores resultados se obtuvieron rociando el vinagre sobre malezas de 2 a 6 hojas. Y continuando con el proceso cada 2 semanas.

También se hicieron pruebas sobre plantaciones de maíz, donde se pulverizo vinagre con concentraciones de 20% de ácido acético obteniendo una eficacia en el control de malezas de entre el 80-100%, sin daños sobre la planta de maíz. Es en esta área donde los científicos dicen se están haciendo los estudios mas intensivos sobre la utilización del vinagre como herbicida orgánico. 

 


 

Por cortijomanodelabrisa.over-blog.es - Publicado en: Cultivo del olivo
Escribir un comentario - Ver los 2 comentarios
Wednesday 25 may 3 25 /05 /May 03:04

 

En los últimos años, varios herbicidas orgánicos de contacto han aparecido sobre el mercado.  

Estos incluyen el hendió productos del aceite (Matran II producido por EcoSmart), y productos ácidos acéticos / ácidos cítricos, AllDown (producido por Summerset).

Estos productos dañarán cualquier vegetación verde puesta en contacto incluyendo las hojas y los tallos jóvenes de árboles oliváceos, aunque ellos sean seguros  siempre cuando se apliquen directamente sobre tallos leñosos y troncos.  

Como estos herbicidas sólo matan por  contacto, una buena cobertura del pie del arbol es esencial. Se recomienda  añadir un surfactante biológicamente aceptable. Como estos materiales carecen de  actividad residual, será necesario repita el uso para controlar los nuevos rubores de hierba.

 

La eficacia de todos estos producto es muy inferior a la de herbicidas sintéticos. 

El ácido acético de alimentacion (el vinagre) es biológicamente aceptable y usado como un suplemento de suelo, puede controlar pequeños hierbajos anuales. Cuando más alta  la concentración de ácido acético, mejor  trabaja como herbicida.  Aunque la concentracion del acido acetico para alimentos sea típicamente del 8 % o menos, se suelen encontrar concentracion comerciales de hasta 15% para la conservación en escabeche.

 Como no hay ninguna actividad residual, la repetición de tratamientos es necesaria a menudo. Generalmente, la vegetación tiene que ser de rociada a mojada, lo que puede requerir grandes volúmenes si la densidad de hierbajo es alta.

Otro herbicida orgánico que ha aparecido sobre el mercado en los pocos años pasados es la harina de  gluten de maiz, vendida bajo muchos nombres comerciales. Es cara y ha fallado en proporcionar el control de hierbajo mínimos en la mayoría de los ensayos en California. 

Por cortijomanodelabrisa.over-blog.es - Publicado en: Cultivo del olivo
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Tuesday 19 april 2 19 /04 /Abr 21:50

VARIEDAD

REPILO

VERTICILOSIS

VERRUGAS

ACEITUNAS
JABONOSAS

Picual

S

E

R

R

Cornicabra

E-S

E

E

S

Hojiblanca

E-S

S

S

M-S

Lechín de Sevilla

R

 

S

R

Lechín de Granada

R

E

S

 

Verdial de Badajoz

M

S

E

 

Verdial de Huevar

E

 

R

R

Picudo

E

E

E

S

Empeltre

S

R

M

S

Arbequina

E

S

M-R

S

Manzanilla de Sevilla

E

S

E-M

S

Gordal sevillana

M

 

M

E

Oblonga

 

R

 

 

Frantoio

R

R

 

 

Allegra

 

R

 

 

 E=Extremadamente susceptible, S=Susceptible, M=Moderadamente susceptible, R=Resistente


Por cortijomanodelabrisa.over-blog.es - Publicado en: Cultivo del olivo
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Saturday 16 april 6 16 /04 /Abr 08:38

 

 

 

               

     De las plagas actuales del olivar, el problema más grave y de solución más difícil lo presenta la  mosca de la aceituna (Bactrocera oleae, antes conocida como Dacus oleae) un díptero (con parientes conocidos también por sus fechorías en otros cultivos, como la conocida “mosca de la fruta”) cuyas fases larvarias se desarrollan sobre la pulpa de los frutos de los árboles del género Olea, ya sean silvestres o cultivados. La especificidad del insecto hace pensar en una larga relación entre insecto y planta, como en el caso del prays. Esta dependencia es mayor aún de lo que aparenta, pues la mosca no sólo necesita aceitunas en un determinado grado de madurez para hacer su puesta y que sus crías se desarrollen, sino también la presencia de determinadas bacterias (Pseudomonas savastanoi  y  Agrobacterium luteum) para que las larvas puedan digerir la pulpa de la aceituna, bacterias presentes en el olivar. En los acebuchales, los olivares silvestres, la mosca interfiere en la dispersión  de las semillas, al derribar el fruto antes que sea consumido por las aves que se encargan de su transporte, pero su presencia no afecta a la viabilidad de la semilla , y al parecer sólo se establece una competencia real, entre aves frugívoras  e insectos , mosca y prays, en los años de cosecha muy baja .

El ataque de la mosca, la puesta y el desarrollo de la larva sobre la pulpa de las aceitunas en proceso de maduración, supone el deterioro de la misma - que es invadida por hongos saprófitos (que se alimentan de materia muerta) - y la caída precoz del fruto, en la mayor parte de los casos. Este deterioro y esta caída repercuten directa y negativamente en la calidad del aceite extraído (alto índice de acidez, sabores desagradables), pero su incidencia está muy ligada al tiempo transcurrido entre la recolección y la molienda, sobre todo en los frutos que permanecen en el árbol, de tal manera que llega a ser más determinante  para el desarrollo de estos hongos el “tiempo de atrojado” que la proporción de aceituna picada. En el caso de la aceituna de mesa la incidencia es mucho mayor, pues la puesta de la mosca inutiliza los frutos para su consumo.

                El tratamiento clásico en agricultura convencional, mediante pulverización total con insecticidas organofosforados, o mediante tratamientos en bandas o tratamientos cebo con un atrayente alimenticio, u olfativo, y el insecticida, por la época en que se efectúan  - final del verano, otoño - tienen una gran incidencia  sobre los entomófagos y favorecen con frecuencia el desarrollo de otras plagas, como la “cochinilla de la tizne” (Saissetia oleae Oliv.)

 


                El control biológico de esta plaga  se ha intentado, desde hace ya bastantes años, utilizando un parásito, una avispilla llamada  Opius concolor Sgpl., originaria de Africa del Norte, cuya larva se alimenta de las larvas de mosca, devorándolas desde dentro; esta avispilla  parasita además de la mosca de la aceituna  a otros dípteros como la mosca de la fruta (Ceratitis capitataWed.). Los resultados no han sido satisfactorios, ya que sólo es posible el control de las primeras generaciones, a base de sueltas masivas de insectos criados artificialmente. Después, cuando al principio del otoño, se produce la gran explosión demográfica  de la mosca  el Opius no es capaz de controlar ,por sí sólo, la población de la plaga.

Aparte de los depredadores genéricos de insectos, entre los que las hormigas del suelo  tienen un peso especial por su control en la fase de pupa, a la mosca de la aceituna se le conocen, también, en la zona mediterránea, otras tres especies de himenópteros  que devoran las larvas desde fuera, muy activos en Julio y Agosto, pero que, como Opius, disminuyen su actividad en septiembre, para decaer radicalmente en octubre, cuando las poblaciones de la mosca toman su mayor incremento.

                Los factores climáticos, y en especial la temperatura, determinan notablemente  la biología de la mosca. Dentro de las investigaciones desarrolladas en el Programa ECLAIR-209 se realizó un estudio sobre la emergencia de las poblaciones  adultas primaverales, procedentes de las larvas de la última generación otoñal que pasan el invierno en forma de pupas enterradas en el suelo. Se pudo  determinar la tasa de mortalidad de estas poblaciones invernantes, que es superior al 90%, poniéndose en evidencia que las condiciones climatológicas invernales intervienen decisivamente en la regulación de la dinámica de las poblaciones de este insecto. Por debajo de los 12º C se interrumpe la actividad reproductora de las hembras, por debajo de 9ºC queda bloqueada la incubación embrionaria, el desarrollo de la larva y la evolución de la pupa. En el extremo opuesto, las temperaturas altas, superiores a 30º C detienen la puesta de las hembras, esta perturbación fisiológica explica la ausencia de ataque de mosca durante los meses de verano en las comarcas de clima mediterráneo continentalizado, o sea en las comarcas del interior de Andalucía. La humedad atmosférica apenas influye en las poblaciones de mosca, cuyas fases de huevo, larva y pupa - más vulnerables- se encuentran protegidas en el interior del fruto.

                                La mosca es, sin duda, la plaga que más preocupa en el cultivo ecológico del olivar, por la dificultad de control y por su incidencia sobre la calidad del aceite. Actualmente se pueden utilizar diferentes sistemas de defensa:

-          Tratamientos cebo: empleando como insecticida la piretrina natural, la rotenona, o la mezcla de ambas, que es lo que presenta mejores resultados. Como atrayentes son eficaces la proteína hidrolizada y un preparado sintético de sustancias que imitan la feromona sexual de la  mosca (espiroacetato), que se presenta microencapsulado para su dispersión en agua; este segundo atrayente, al ser específico, disminuye notablemente  la incidencia del tratamiento sobre el resto de la entomofauna.

                 El tratamiento puede aplicarse  por medios terrestres o aéreos, estos últimos resultan         desaconsejables,  desde una óptica ecológica, pues es imposible controlar la deriva. Las aplicaciones terrestres se hacen por el sistema de “parcheo”, tratando  una superficie de un metro cuadrado, aproximadamente, en la cara sur de cada árbol. En los últimos años se ha efectuado este tipo de tratamiento con maquinaria de aplicación de “volumen ultra bajo” (ULV), con un gasto muy reducido de caldo – 50 cc/árbol -  y  por tanto de insecticida, con resultados muy positivos (Robredo, Cardeñoso; 1999).

-          Trampeo masivo:  mediante la colocación en todos los árboles,  o en parte de ellos, de placas impregnadas de un pegamento o de un insecticida (un piretroide, deltametrina o lambdacihalotrina, el empleo de este tipo de trampas está autorizado, sólo hasta el 31 de marzo de 2002 por el reglamento 2092/91)). El material de la placa puede ser cualquiera que resista la intemperie (madera, plástico, lona). La atracción para el insecto suele basarse en más de un estímulo, así el color más empleado es el amarillo, aunque no es indispensable e incluso tiende a cambiarse por otros colores para aumentar la selectividad,  y en todos los casos se emplea el bicarbonato de amonio – en bolsas o en pastillas – como atrayente olfativo, que se debe reforzar, cebando una de cada tres trampas, con un atrayente sexual, espiroacetato la feromona del insecto (empleando cápsulas de 80 mg su efecto dura durante toda una campaña)

-          Lucha biológica:  la suelta del parásito Opius concolor reduce las poblaciones de mosca, realizando un control aceptable hasta el final del verano, pero sin capacidad de control una vez que descienden las temperaturas, como se ha indicado.

-          Otros sistemas de protección contra la mosca, de los que no se poseen datos contrastados ,    se basan en la utilización de árboles cebo, bien intercalando árboles de variedades más atractivas para el insecto, como algunas variedades de aceituna de mesa , con mayor relación pulpa/hueso y una maduración precoz,  o bien  pulverizando una mezcla atrayente para la mosca - de tipo olfativo-alimenticia (proteína hidrolizable, melazas) o sexual (feromonas) - como se hace en los tratamientos de parcheo, pero sólo sobre un árbol cada  nueve o dieciseis árboles. De tal manera que las picadas se concentren en  esos árboles , o partes de árboles , liberando al resto de la presión  del insecto. Como las aceitunas picadas  suelen caer prematuramente, no habrá problema de mezcla a la hora de la recolección.

-          Y no hay que olvidar que una recolección anticipada - cuando la mayoría del fruto está en el árbol - junto con una cuidadosa elaboración (separando la aceituna del suelo de la del vuelo, transportando en condiciones adecuadas, suprimiendo el atrojado), hacen disminuir drásticamente la incidencia del ataque de la mosca

ecotrampa.jpg



 


Por cortijomanodelabrisa.over-blog.es - Publicado en: Cultivo del olivo
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Saturday 16 april 6 16 /04 /Abr 08:23

 

 

El prays de olivo (Prays oleae.Bern) es un insecto fitófago ejemplo de adaptación al huésped , seguramente también de coevolución  insecto-planta; cada una de sus tres generaciones anuales está especializada en el aprovechamiento de una parte completamente distinta del vegetal, y además el valor nutricio de estos “menús” les permite, unido a otros condicionantes, una mayor o menor velocidad de desarrollo, la necesaria para una perfecta sincronización con la fenología del árbol .

 
 


                La generación primaveral se alimenta , en su fase larvaria, de las piezas florales, por esto se le llama “antófaga” (de anthos, flor); la estival se desarrolla a expensas de las reservas nutritivas de la semilla, en el interior del hueso de la aceituna (generación “carpófaga” de carpos: fruto), y la otoñal-invernal, que cierra el ciclo, se nutre del parénquima de las hojas (generación “filófaga”, como es fácil imaginar philos, que se lee “filos”, quiere decir hoja en griego).

 

 

                Visto como plaga, el prays causa daños, o puede causarlos, destruyendo gran cantidad de botones florales, lo cual no suele tener mayor importancia dado el exceso de floración habitual en esta especie ; y sobre todo , en la generación carpófaga, al ser responsable de la caída de gran cantidad de frutos, tras el cuajado, al producirse la entrada de las larvas, o al final del verano, al abandonar las larvas el fruto para crisalidar en tierra. El significado práctico de estas dos caídas no es el mismo. En el primer caso, excepto en años de niveles de ataque extremadamente altos, este derribo de frutos se ve compensado por una caída fisiológica menor, el porcentaje de frutos caídos - antes de endurecimiento del hueso -  es similar en árboles atacados por prays y en los que no lo están. En la caída tardía, los frutos están ya en proceso de maduración  y  el incremento de peso de los frutos que permanecen  no llega a compensar  las pérdidas Es un insecto con muchos enemigos naturales, tanto predadores como parsitoides, aun en cultivos poco diversos o muy intervenidos.

La fauna de predadores de prays, censada en el olivar se caracteriza por su diversidad. Siendo los crisópidos el grupo más abundante y activo; se han inventariado 10 especies de esta familia de neurópteros, y en ellas destaca  Chrysoperla carnea Steph., la “crisopa”, conocida de todos los agricultores – aunque muchos no sepan que se trata de un importantísimo aliado -, de color verde con alas como de gasa y largas antenas, su puesta es muy característica, pues coloca sus pequeños huevos blancos sobre un fino filamento de alrededor de un centímetro de largo, para evitar que las larvas ya nacidas  - que se lo comen todo – los devoren. Este insecto,  que se encuentra presente en toda la cuenca mediterránea,  es un predador muy  eficaz, que se alimenta de huevos, larvas y crisálidas , y  hay datos de la destrucción  - en generación carpófaga - de hasta el 90% de las puestas, siendo normales controles entre el 60 y el 80% .

                Los parasitoides del prays forman una larga lista, se han inventariados más de 40 en la cuenca mediterránea, aunque de estos menos de 10 constituyen un complejo parasitario permanente, y sólo dos son específicos o prácticamente específicos (Chelonus eleaphilus Sil y Ageniaspis fuscicollis Dahn. Var. Praysincola).

 

                En cuanto al tratamiento de esta plaga son fundamentales tres consideraciones :

                *En primer lugar, la determinación  del umbral de daños: en caso de una floración muy intensa, y un buen cuajado, puede ser deseable la presencia de este insecto para que realice, sin coste, una necesaria labor de ”aclareo” de frutos.

                *En cualquier caso, será imprescindible considerar las poblaciones de enemigos naturales y sobre todo de crisópidos, que con su control sobre las puestas de la generación carpófaga, pueden hacer innecesario el tratamiento ,aun con  ataques fuertes.

                *En el caso en que sea imprescindible realizar un tratamiento, ha de hacerse sobre la generación antófaga, que es la más vulnerable, durante la floración. Pero, también durante este período cualquier intervención con insecticidas no selectivos (por muy naturales que sean) lleva ala destrucción de la fauna útil, que en este momento empieza a reconstruir sus poblaciones  a partir de los individuos que han sobrevivido al invierno. Se trata de un período “crítico”, en el que es necesario prestar toda la atención posible a los efectos de las intervenciones sobre el resto de la fauna presente.                                                                                                         

Los formulados de Bacillus thurigiensis var.Kurstaki  tienen una eficacia muy similar – en cuanto a control de la plaga – a los tratamientos convencionales, con una incidencia mucho menor sobre los demás insectos,  pues las esporas y las toxinas de esta bacteria afectan sólo a las larvas de determinados órdenes de insectos (lepidópteros (mariposas y polillas), dípteros (moscas y mosquitos)) y actúan exclusivamente por ingestión. Para combatir el prays el tratamiento es sólo eficaz en las generaciones “filófaga” y “antófaga”, el momento más recomendable es durante la floración con la mayoría de las larvas en tercer estado. Para el control de la generación filófaga y de otros minadores (Margaronia) – justificables únicamente en ataque s a plantaciones jóvenes – el tratamiento debe hacerse cuando las larvas estén alimentándose activamente en el exterior de las hojas y brotes

larvas praysr    

larvas de prays ( polilla del olivo) en el fruto

Por cortijomanodelabrisa.over-blog.es - Publicado en: Cultivo del olivo
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados